Canadá: dos testigos de Jehová murieron tras el parto por negarse a transfusiones de sangre.

2. Canadá: dos testigos de Jehová murieron tras el parto por negarse a transfusiones de sangre. FUENTE: CBC News  
 

Un forense de Quebec ha descubierto que el rechazo de las transfusiones de sangre desempeñó un papel clave en la muerte de dos testigos de Jehová que fallecieron por complicaciones durante el parto el año pasado, tal como informa CBC News. El Dr. Luc Malouin analizó las muertes de Mirlande Cadet, de 46 años, y Éloïse Dupuis, de 26, después de que murieran en sucesos separados en hospitales de Montreal y la ciudad de Quebec.

Las transfusiones de sangre están prohibidas por la doctrina de los testigos de Jehová, que sostiene que el Antiguo y el Nuevo Testamento les ordenan abstenerse de sangre. La ley de Quebec defiende el derecho de los testigos de Jehová adultos a rechazar sangre siempre que su decisión se considere “libre” e “informada”.

En su informe sobre el caso de Dupuis, Malouin señaló que a veces los médicos y el personal médico se encuentran en situaciones “insostenibles”. “Por un lado, han jurado proteger y salvar la vida humana y, por otro lado, tienen la obligación de respetar la libertad de elección de los pacientes, incluso si saben que, en última instancia, esa elección los matará cuando un simple el tratamiento médico podría evitar esa muerte”.

Prefería morir antes que recibir sangre

Dupuis murió de un fallo orgánico múltiple después de una gran pérdida de sangre en el hospital Hôtel-Dieu de Lévis, cerca de la ciudad de Quebec, el pasado 12 de octubre de 2016, seis días después de dar a luz. Su bebé, un niño, sobrevivió. Malouin dijo que consultó sus expedientes médicos y que desde el comienzo de su embarazo se habían mantenido numerosas conversaciones entre ella y el personal de un centro de maternidad en Saint-Romauld, un suburbio de la ciudad de Quebec, sobre transfusiones de sangre. En cada ocasión, ella reiteró su negativa a recibirlas.

El informe describe al menos 10 ocasiones en las que Dupuis, sus padres o su pareja, actuando de acuerdo con sus deseos, rechazaron las transfusiones de sangre, incluyendo una vez en la que les dijo a los médicos en Hôtel-Dieu que prefería morir antes que recibir una transfusión de sangre. Malouin determinó que lo único que podría haber salvado su vida era recibir una transfusión de sangre. Dupuis se puso de parto el 5 de octubre y se dirigió al centro de maternidad. A su llegada, una vez más declaró que no quería recibir transfusiones de sangre o productos sanguíneos a causa de su fe.

Las complicaciones con la salud del bebé la llevaron a ser trasladada a Hôtel-Dieu, donde finalmente dio a luz. Pero en las horas siguientes surgieron complicaciones, como hemorragias graves que los médicos no pudieron detener, y fue transferida a la unidad de cuidados intensivos.Durante las siguientes horas y días, Dupuis desarrolló anemia severa, problemas de coagulación, frecuencia cardíaca rápida (taquicardia), acidosis láctica y tuvo una histerectomía.

Libertad de elegir

Su compañero, Paul-André Roy, emitió un comunicado recientemente diciendo que Dupuis era una “mujer inteligente con profundas creencias personales”. Dijo que revisó su decisión a lo largo de su embarazo y durante el proceso de parto y optó por seguir rechazando las transfusiones. Su tía Manon Boyer afirmó que Dupuis fue presionada para rechazar el tratamiento por los ancianos (dirigentes locales) de los testigos de Jehová, pero Roy lo negó, diciendo que le proporcionaron información, pero nunca trataron de influir en su decisión. El forense llegó a la misma conclusión, diciendo que no creía que Dupuis se viera obligada a tomar su decisión.

Sin embargo, Boyer dijo que aún está convencida de que su sobrina fue presionada para que rechazara el tratamiento, señalando que durante toda su vida la habían predispuesto contra las transfusiones de sangre. “Estoy de acuerdo con la libertad de religión, pero no a cualquier precio. No al precio de una vida”, dijo. También cuestionó la idea de que Dupuis diera su consentimiento libre e informado debido a la cantidad de dolor y estrés que experimentó en la última semana de su vida.

¿La transfusión fue demasiado tarde?

Cadet, la segunda mujer, falleció el 3 de octubre de 2016 debido a complicaciones tras dar a luz a un bebé sano por cesárea en el Hospital St. Mary’s. Según el informe, ella declaró claramente en la recepción que se negaba a recibir transfusiones de sangre. Después de la operación, sus signos vitales y la cantidad de hemoglobina comenzaron a disminuir. Su esposo reiteró al equipo médico los deseos de Cadet de no recibir sangre. Los padres de Cadet finalmente convencieron a su esposo para que permitiera que la transfusión de sangre siguiera adelante, cosa que se hizo seis horas después de que sus signos vitales comenzaron a disminuir.

“Es imposible para mí determinar específicamente si el tiempo requerido para suministrar los productos sanguíneos tuvo un impacto significativo en la muerte”, dijo Malouin. El estado de salud de Cadet continuó empeorando hasta que murió por un fallo respiratorio en el Centro Hospitalario de la Universidad McGill.

Su hermano, Isaac Cadet, dijo a CBC News poco después de su muerte que dudaba de que su hermana hubiera firmado un documento rechazando una transfusión de sangre. El Código Civil de Quebec estipula que un adulto que está en buen estado de salud y bien informado tiene derecho a aceptar o rechazar un tratamiento médico.

El ministro de Salud, Gaétan Barrette, dijo que los informes del forense muestran que los funcionarios de salud hicieron todo lo posible para ayudar a las dos personas. Sin embargo, no podían sobrepasar los derechos de los pacientes. “Vivimos en una sociedad de libertades y derechos religiosos”, dijo Barrette.

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario